alert-erroralert-infoalert-successalert-warningbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-left-longarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictiktok-defaulttiktoktwittervkwhatsappyahooyoutube
CrossFit® / marzo 2017
Ryan Gwaltney, Global Newsroom

El Atleta de CrossFit Logan Aldridge Extiende una Mano Amiga

“Si necesitas una mano, estoy aquí para ayudarte", afirma riendo el atleta de CrossFit y entrenador Logan Aldridge. "La ironía es perfecta en mi caso, pero también dice mucho sobre mi mentalidad todos los días". 

La vida de Aldridge cambió en su adolescencia cuando, a raíz de un inesperado accidente de wakeboarding, tuvieron que amputarle el brazo izquierdo. Pese a los desafíos obvios que enfrenta, Aldridge está comprometido con su fitness personal y, lo que es más importante, con mejorar la vida de los demás. 

"A pesar de que solo me queda una, en un segundo y sin pensarlo dos veces, siempre estoy dispuesto a darle una mano a quien lo necesite", dice Aldridge. "La historia de esta mano y de todo mi esfuerzo, fracasos y logros incluidos, está en ponerla a disposición de los demás".

Aldridge forma parte de la campaña de marca 2017 de Reebok, cuyo protagonista es el emotivo comercial "Hands" (Manos), la evolución de la plataforma "Be More Human" de la compañía. La campaña busca resaltar la manera en la que nuestras manos cuentan la historia de nuestro esfuerzo y determinación, de nuestras victorias y fracasos, y de nuestro compromiso a ser cada vez mejores.

Aldridge realizó su primer WOD en la universidad, pero no fue amor desde el primer levantamiento.

"Sudé mucho, y casi vomito", cuenta Aldridge riendo. "Pensé: ‘¡No, al diablo con todo esto! Solo entrenaré con mis amigos en la universidad y sacaré muchos músculos".

No fue hasta que Aldridge se graduó y se mudó que se dio cuenta de que extrañaba el compañerismo de entrenar con amigos. Dado el conocido aspecto comunitario del CrossFit, decidió darle otra oportunidad.

Aldridge fue a hacer su segundo WOD en CrossFit Exchange en Raleigh, Carolina del Norte, y ha permanecido ahí desde entonces.

Lo que me motivó a redescubrir el CrossFit fue el deseo de ser más competitivo y de involucrarme en una comunidad de personas que practican el fitness", explica Aldridge. "El compañerismo de las personas en Exchange es increíble. Un día me fue muy bien, y supe que seguiría volviendo siempre".

Pese a un comienzo poco prometedor en el deporte, Aldridge está completamente inmerso en el mundo del CrossFit, como atleta y como entrenador.

"Lo que hace que el CrossFit sea tan emocionante es trabajar desde la perspectiva de un entrenador", comenta Aldridge. "No creo que exista alguna otra carrera en la que puedas sentirte tan realizado de ver a otros alcanzar su máximo potencial o de las oportunidades que se presentan en su camino".

"Es increíble ver lo liberados que están después de cada clase. Eso es lo que me hace volver una y otra vez, que cada atleta sale de ahí sintiéndose más humano y más realizado".

Si bien Aldridge se convirtió en un atleta de CrossFit de elite (y recientemente en acreedor de un récord mundial), ha sido el impacto que ha dejado en los demás lo más gratificante de su trayectoria fitness.

"Contar con tantos seguidores, tanto en redes sociales como fuera de ellas, ha sido algo increíble", comenta.  

"Algunos atletas con adaptaciones o amputaciones me contactaron para decirme que hasta ese momento nunca se habían quitado la camiseta y no habían querido mostrar su cuerpo, y que yo había logrado demostrarles que no tenía que importarles, que debían sentirse cómodos con su cuerpo y aceptarse a sí mismos".

"Incluso he sido capaz de motivarlos a sentirse más orgullosos y seguros de su cuerpo, y para mí ese ha sido mi mayor logro a la fecha".

¿Qué historia cuentan tus manos?  Escríbenos a  @Reebok con el hashtag #BeMoreHuman y cuéntanos.

CrossFit® / marzo 2017
Ryan Gwaltney, Global Newsroom
Etiquetas