alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
Running / agosto 2017
Natalie Chladek, Global Newsroom

Tres técnicas de defensa personal para corredores

Entrenar para una carrera requiere un alto nivel de compromiso. Y esas largas sesiones de running significan que a lo mejor corrés solo de madrugada o bien entrada la noche; situaciones que, a veces, pueden resultar peligrosas.

Sabemos que estás comprometido con tu entrenamiento, así que conversamos con Gershon Ben Keren, dueño e instructor principal de la academia Krav Maga Yashir de Boston, para saber qué debe hacer un corredor si llegara a encontrarse en una situación de riesgo.

El experto en defensa personal nos recomienda unas cuantas estrategias tácticas que podemos aplicar en caso de un ataque.

Su consejo más importante, sin embargo, es hacer lo posible por evitar encontrarnos en este tipo de situaciones. 

“Si sos corredor, tenés la opción de planificar la ruta que vas a hacer”, dice.  “Averiguá bien sobre las rutas que pensás tomar para evitar encontrarte con situaciones inseguras”.

Averiguá bien sobre las rutas que pensás tomar para evitar encontrarte en situaciones inseguras.

Sabemos lo fácil que es ponerte los auriculares y olvidarte de todo con tu música favorita, pero Ben Keren recalca lo importante que es estar atentos al entorno, especialmente si notamos algo inusual.

“Si se activa tu sistema de alerta y empezás a sentir mariposas en el estómago o se te paran los pelitos de la nuca, no entres en estado de negación”, indica.

“El sistema de alerta identifica las situaciones de peligro mejor que nosotros. No lo ignores ni lo niegues, intentá identificar qué es lo que está mal”.

Pero aún si planificás tu ruta y te mantenés atento al entorno, es posible que puedas terminar encontrándote en una situación peligrosa.  De ser así, Ben Keren nos recomienda estas tres estrategias de defensa:  

1. Pará, lastimá, destruí, huí

Cuando alguien te ataca de forma violenta, hay cuatro tácticas que te van a ayudar a protegerte y a lograr huir a un lugar seguro. Se trata de parar, lastimar, destruir y huir. 

Primero, poné la mano en la cara del agresor para detener el ataque.

“De ser atacado por sorpresa, tu primer objetivo es hacer algo para detener o interrumpir el ataque”, dice. 

“No apuntes a ninguna zona en específico, simplemente golpeale la cara con la mano de forma violenta y agresiva”.

Mientras tengas las manos en la cara del agresor, rasguñá y apretale los ojos para lastimarlo. 

“Después de haber ‘detenido’ el ataque, hay que pasar a la fase de ‘lastimar’ y comenzar a causarle tanto dolor al agresor como te sea posible, así deja de sentirse el depredador y pasa a sentir que es la presa”, indica.

Para la fase de “destrucción”, usá la parte inferior del puño para golpear al agresor.

“A diferencia de los nudillos, la parte inferior del puño no requiere ningún tipo de entrenamiento, por lo que vas a poder asestar un golpe tan fuerte como puedas sin preocuparte por lastimarte la mano", dice. 

“Para sobrevivir a un ataque violento, hay que atacar de forma más violenta que la otra persona”.

Golpeá repetidamente al agresor hasta que tengas suficiente espacio para separarte y huir.

“La meta no es ‘ganarle’, sino detener el ataque e impedir que el agresor logre el cometido que sea que tenga”, asegura Ben Keren.

2. Mordé

Si el agresor te agarra de manera tal que no podés usar los brazos para defenderte, intentá morderlo.

“Morder puede ser una forma muy efectiva de hacer que el agresor te dé espacio, porque va a querer alejarse del dolor”, dice Keren. 

“Morder también puede servir para demostrarles a otros agresores que se encuentren en la escena que sos capaz de usar la violencia y que estás dispuesto a defenderte".

3. Mantenete en tu ubicación inicial

Puede ser que el agresor intente obligarte a desplazarte a otro lugar.  En este caso, hacé todo lo que esté a tu alcance para mantenerte en el lugar inicial y no ir a donde quiera llevarte.

“Si alguien intenta llevarte de un lugar a otro, agarrate de lo que puedas para evitar que te muevan”, aconseja.

“Mientras más tiempo le hagas perder al agresor, más probabilidades hay de que se vea obligado a desistir del ataque. Si lográs combinar esta estrategia con un ataque, vas a tener muchas más posibilidades de sobrevivir”.

Podés encontrar más información sobre defensa personal provista por Ben Keren aquí y aquí.Además,  su escuela ofrece un curso de defensa personal para mujeres por Internet y también presencial en Boston.¿ 

Qué hacés vos para mantenerte a salvo cuando salís a correr?  ¡Escribí a @Reebok!

 

Running / agosto 2017
Natalie Chladek, Global Newsroom
Etiquetas